Ya en la documentación de 1180 de Alfonso VIII se citaba a Villasila como “Villam Silam” o “Villa Sila ” proviniendo su topónimo del sustantivo latino “Villa” granja, hacienda campestre etc. más el antropónimo masculino visigodo Cixila que se quedaría con Sila. Algo similar ocurre con Villamelendro con la aglutinación de Villa más el antropónimo Melendro de Hermenegildus.

En término de Villasila se ha encontrado material cerámico tardo romano Villasila y Villamelendro que conforman ayuntamiento, dispusieron de un importante fuero vecinal asignado el 12 de enero de 1120, cambiado seis años más tarde de sus lugares de realengo a de señorío solariego.

A mediados del siglo XIV fueron lugares de abadengo de la Orden de Santiago, siendo sus pueblos más cercanos de Juan Rodríguez de Cisneros.

Ya a finales del siglo XVI Villasila contaba con 15 vecinos y Villamelendro con 30, esto es, unos 400 habitantes entre ambos.

A mediados del siglo XVIII Villasila y su barrio Villamelendro eran de realengo aunque el derecho de alcabalas le pagaban al Marqués de Prada, contaban con cuatro molinos harineros, 76 vecinos debían varios censos, hospital, cuatro pobres de solemnidad etc. Así a mediados del siglo XIX eran villas realengas y contaba con 97 vecinos o bien 342 habitantes.

A mediados del siglo XIX Villasila y Villamelendro contaban con 234 habitantes, en 1900 con 321, en 1930 con 338, en 1960 con 368 y en 2005 93.